Blogia
39x28 ALTIMETRÍAS

Los Intocables reabren 39x28

Montero llegó cabizbajo a la reunión de su grupo de intocables y fue una señal de lo que allí iba a ocurrir. Fue obligado a sentarse en una miníscula banqueta de la sala de reuniones del cuartel general de 39x28 Altimetrías, sito en la entrañable localidad asturiana de Pola de Lena. Uno a uno, cada miembro del comité de sabios que le ha asesorado a lo largo de los años, le soltó improperios del tipo "Dimite ya", "Montero dimisión", "deja ya de fantasear con puertos", "Asúmelo, Guillén nunca te fichará",...

Pero hubo un tema central en la reunion y ese fue el del cierre de la web. Porque Montero ha optado por desaparecer de nuestras vidas, cerrar redes sociales y empezar a frecuentar locales de dudosa reputación, alejándose de la vida sana, el deporte de las dos ruedas, la alimentación equilibrada, la cerveza post ruta de toda la vida. Ya en la Cadena Amiga ha comenzado a ser un habitual y cuando se le pregunta por la Trek Domane, su pareja de rutas en los últimos dos años y medio, guiña el ojo indicando un Rolex tremendo que lleva en su muñeca izquierda, allá donde casi terminan los ahora fornidos brazos de este anterior enclenque y escalador de clase y raza. Quiere mantener ese halo de misterio que arroja lo ocurrido en los últimos tiempos, quiere estar pero no estar. El Comité, sin embargo, ama el ciclismo y el cicloturismo y estima que, tras tantos años, tras asesoramientos, tantos puertos y reportajes que le fueron sugeridos y sufragados, debe continuar con la senda de 39x28 Altimetrías...

Por ello Montero ha sido relegado de su puesto y el Comité toma el mando, y su primera medida y más inmediata es la republicación de la web. Todos saben que Montero no va a volver, que la Cobertoria lo trastornó completamente, que se pensaba el Papa cuando no nevaba en las Navidades en el Gamoniteiru, que el mar de nubes del Gamoniteiru y Trobaniello y tantos otros puertos no es porque se eleve cual dios por las nubes. No, de una ostia el intocable Valo lo sentó en la silla y le obligó a dimitir, a irse y a dejar a la gente en paz soñando con rutas, etapas y puertos, justo lo que muchos han hecho en estos 15 años. ¡Soñar con ser los reyes de los puertos!

Porque había consternación, porque los mails, los comentarios, las cartas de amor pidiendo al menos el regreso de la web eran tan numerosos que desbordaban las calles de Pola.

No habrá más altimetrías porque el Comité no está para eso (y sólo Montero conoce, o conocía, la receta mágica), pero logra que aquella información tan preciosa y en ocasiones precisa, no se borre tan abruptamente de nuestras vidas.

Montero se ha ido, pero 39x28 Altimetrías sigue.

39x28 Altimetrías

0 comentarios